Madrigal de las Altas Torres

lunes, 17 de febrero de 2014

JUEGOS DE NIÑOS

Ya os he explicado en clase que el Manierismo es, por esencia, contradictorio. Uno de los ejemplos es lo que ocurre con Brueghel con sus Refranes neerlandeses o con la obra sobre la que debéis reflexionar ahora: Juegos de niños. Junto al elitismo humanista también hay un espacio para lo popular. Lo vimos en clase y ahora os propongo que con el siguiente link os pongáis a comentar con vuestros padres y abuelos estas representaciones que seguramente a ellos no les parezcan tan lejanas en el tiempo como a vosotros.